CONTROL POSTURAL COMO REQUISITO PARA LA FUNCIÓN DEL MIEMBRO SUPERIOR. Parte I: “La Reflexión”

– ¡El brazo comienza en la escápula!
– ¡No se puede empezar a trabajar la función de la mano sin trabajar antes los segmentos proximales!
Quizá sean cosas que habréis oído en algunas ocasiones. Al margen de estar en desacuerdo, este no es el tema que queremos abordar en este post. Probablemente en otro momento hablemos sobre ello (nota mental: apuntar en agenda).
Pero ¿Y qué pasa con el resto del cuerpo cuando movemos el miembro superior? ¿Acaso es un ente único que flota en el aire para interaccionar con el entorno?
Vamos allá: ¿Qué es eso del control postural? Pues bien, se trata de una interacción de sistemas en nuestro organismo, que nos van a permitir controlar la posición de nuestro cuerpo en el espacio, permitiendo realizar diferentes tareas y actividades en distintas posiciones y posturas. En definitiva, se trata de un requisito para poder funcionar con nuestro miembro superior.
Muchas veces, los terapeutas ocupacionales nos obcecamos en que “el brazo funcione”, que el hombro oriente, el codo alcance y la mano manipule. ¿Y qué pasa si la postura adquirida por nuestro cliente es deficitaria o incorrecta? Hagamos la prueba:
Siéntate en una superficie blanda (tu cama o sofá); siéntate bien atrás, que tus pies no toquen el suelo; lleva tu pelvis a retroversión; inclina tu tronco hacia el lado izquierdo; y eleva el brazo del mismo lado como si fueses a alcanzar un objeto. ¿Qué pasa? ¿Cuesta verdad? Imagina cuantos alcances diarios puede realizar una persona y ponte en su lugar.
Ahora siéntate en una silla o superficie estable de manera que tus pies se apoyen firmemente en el suelo; tus tobillos, rodillas y caderas a 90º (triple flexión); mantén tu tronco y cabeza alineados y estabilizados; eleva el mismo brazo como si fueses a alcanzar un objeto. ¿Mejor?
Por cosas como esta, hablamos del control postural como requisito para la correcta funcionalidad del miembro superior. Este tema es mucho más complejo y extenso, pero quizá sea una buena manera de comenzar a bucear en este mar. Porque a nadie se le olvida la necesidad de intervenir en el tono muscular, la fuerza, el rango de movimiento, la sensibilidad, etc. cuando nos encontramos ante una intervención sobre un miembro superior que no es funcional. ¿Pero realmente tenemos siempre presente la necesidad de intervenir primeramente en el control de la postura?
Continuará…

Puedes acceder a la Parte II pinchando sobre estas líneas.

Captura 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s